ResponsableCoordinadorDocentes12 créditos

Tabula rasa permanente – Singapur como laboratorio de vivienda colectiva

El desarrollo de Singapur no es el resultado de acontecimientos imprevistos, sino que es el fruto de un continuo proceso de crecimiento absolutamente programado.  A pesar del discurso liberal en lo económico, el estado interviene directamente en la construcción de grandes infraestructuras y de inversiones en sectores estratégicos como, por ejemplo, la vivienda y la educación. Parte del ‘éxito’ se ha basado en la creación de las zonas francas portuarias, con una legislación compleja en materia laboral (como la limitación de derechos sindicales). 

Esta ciudad-estado es la apoteosis de la tabula rasa: todo el plano de la ciudad es arrasado como fundamento de un comienzo verdaderamente nuevo. Esto hace que cualquier propiedad y cualquier resultado se vuelva provisional. El estado puede reclamar cualquier terreno por cualquier motivo. Un país que se reconstruye sobre sí mismo tantas veces como considere necesario. 

¿Cómo proyectar en una ciudad en la que todo se construye para ser demolido? ¿Es posible lograr ventajas mutuas, tanto para el capital como para el país anfitrión? ¿Cómo ampliar nuestros poderes como diseñadores para manipular la disposición política de algunos de los espacios relevantes del mundo? ¿Es posible desde la arquitectura y el urbanismo lograr espacios de libertad dentro de un espacio 100% planificado y controlado?

Instagram

+INFO